Esther Garboni

Sobre el dramaturgo

LOGO MARCA.png
Esther Garboni.jpg

Escribo para no hablar. Comenzó este vicio en la infancia. Me asustaban las personas y el teatro me ayudaba a entender el mundo sin estar en él, así que escribía y dirigía comedias para vecinos y familiares. A los 15, el productor Luis Acosta Moro me selecciona como actriz y marcho a Barcelona, donde descubro el cine, sufro mutismo y aprendo a mirar.

Posteriormente, al ingresar en Filología, entro en el incipiente Taller de Teatro Clásico donde trabajo como escenógrafa, actriz, dramaturga y directora. Con ellos soy seleccionada por el Festival de Avignon.

 

Tras licenciarme, cursé Doctorado en Crítica Literaria por Dramaturgia. Me formé con Alonso de Santos, Antonio Onetti, Luis Alfaro, Mercedes de los Reyes… Simultáneamente, comienzo como profesora de Literatura en Mérida y pauso mi actividad dramática.

 

Fueron los siguientes años propicios para la poesía y recibí premios que me abrieron un camino como poeta: Las estaciones perdidas, Tarjeta de embarque, Sala de espera y A mano alzada… Gran parte de mi trabajo está disperso en antologías, pero puedes pisar un poema mío en un paso de cebra de Madrid gracias a Boa Mistura.

 

En 2014 tengo una vuelta al teatro fallida con El cotillón. En 2020, veo publicada mi obra Detrás del silencio, por el CIRAE y, tras retomar los estudios de dramaturgia a la luz de Eva Redondo, Bárbara Colio, Moisés Ballesteros, Benjamín Cohen, Juan Paya y Carla Zúñiga, recibo el premio “Miradas de la Dramaturgia” por Como ríen los delfines.» (Esther Garboni).